madrid 2014El hecho de que la política prohibicionista causa muchos más daños que las propias drogas, así como el fracaso de la absurda y criminal “guerra contra las drogas”, son realidades denunciadas por personas de toda condición, latitud e inclinación ideológica. La reivindicación democrática de los usuarios de participar en la elaboración de las políticas de drogas debe ser una libertad cívica a defender por todas.

En nuestro caso, las reivindicaciones como consumidores de cannabis siguen siendo la defensa del derecho al cultivo para el autoconsumo y la supresión de los artículos de la ley se Seguridad Ciudadana que castigan su uso o tenencia para consumo propio.

Mientras en el resto del mundo aparecen indicios que señalan un cambio en la política respecto al uso del cannabis, en España, nuestros gobernantes pretenden endurecer aun más las sanciones que nos imponen, pasando de 300 a 1000 euros la multa mínima por tenencia, como las 356.052 denuncias que se cursaron en el año 2012, una nueva sanción con multa de 1000 euros como mínimo por plantar cannabis para autoconsumo, introduciendo además el carácter de reincidencia del sancionado, ya que la tercera vez la sanción será de 30.000 euros, lo que supone la creación de un registro de consumidores y cultivadores, eliminando la posibilidad de acudir a un centro de deshabituación para la suspensión de la sanción, y ahora, con el cambio de las tasas judiciales, recurrir una sanción injusta puede ser más caro que pagarla.

Si bien podemos entender que la estrechez de miras de nuestros gobernantes les impidan ir a la vanguardia del cambio, si les pedimos que por lo menos se dejen llevar por los vientos renovadores que parecen recorrer el mundo y retiren el anteproyecto de la nueva «Ley de Seguridad Ciudadana» propuesto por el Sr. Gallardón, y no sólo por todo esto que acabamos de denunciar, sino también por atacar directamente a sectores de la población ya desfavorecidos, como consumidores de drogas, prostitutas, manteros, migrantes, etc., así como por criminalizar la protesta ciudadana, imponiendo sanciones desorbitadas a manifestantes pacíficos.

Siendo conscientes de la importancia que tiene en estos momentos la defensa de otros derechos básicos que se pensaban inamovibles y que están siendo agredidos, hacemos un llamamiento a las usuarias del cannabis, y en general a los amantes de las libertades individuales, a salir a la calle y defender sus derechos participando en cuantos movimientos sociales crean oportunos.

ASOCIACIÓN MADRILEÑA DE ESTUDIOS SOBRE EL CANNABIS (AMEC) Mayo – 2014

http://www.amec.org.es/