Navarra, como Amsterdam, ya legalizó el consumo recreativo de la marihuana. Se trata de la primera comunidad autónoma en España que regula la formación de los llamados clubes de fumadores de cannabis, que son sitios en los que socios y socias podrán consumir marihuana sin estar fuera de la ley. Este tipo de locales se ha multiplicado por la geografía española, con especial intensidad en Cataluña.

«Una de las sustancias más consumidas actualmente en Navarra es el cannabis sativa, tanto en su carácter lúdico como por sus efectos paliativos para determinadas dolencias», explica la ley foral firmada por la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina.

El consumo de cannabis «no constituye ilícito penal o administrativo cuando se somete a los límites impuestos por la norma e interpretados por la jurisprudencia, admitiéndose dentro de dichos límites tanto el consumo compartido como el abastecimiento para el consumo propio».

La normativa de Navarra señala también que los clubes de personas consumidoras tendrán la forma jurídica de una asociación sin ánimo de lucro y que los socios fundadores «deberán ser consumidores habituales de cannabis con anterioridad al inicio de la actividad del club».

Además se fijan requisitos para los socios. Podrán serlo «las personas mayores de edad que acrediten su condición de consumidores de cannabis con anterioridad a la presentación de su solicitud de ingreso».

La ley fue publicada  en el BOE el 3o de diciembre  y , al parecer, tiene su vacío, pues no especifica como se producirá la marihuana que se consumirá en los clubes. La normativa solo señala que los locales «procurarán que sus integrantes de pleno derecho accedan a consumir una sustancia lo más orgánica posible y libre de adulteraciones, debiendo someterse la sustancia a los controles sanitarios que se establezcan».

Las personas asociadas «no podrán retirar más cantidad de cannabis sativa, o alguno de sus derivados o extractos, por persona y día que la establecida por la asociación, calculada según las medidas de prevención de riesgos y en función de los estándares internacionales».

Con la nueva regulación de la comunidad autónoma, el consumo legal de la marihuana para fines terapéuticos y recreativos avanza en España, como en otras partes del mundo.

Etcetera 

Leave a Comment