El presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), Juan Andrés Roballo, afirmó hoy que Uruguay buscará producir una «variabilidad nacional» de marihuana que pueda ser «bien identificada«, al igual que su origen y proceso, para la «tranquilidad» de los países de la región y del mundo.

Tras participar en Montevideo en un acto del programa «Cuidándote Vos, Disfrutamos Todos», una campaña de concienciación del consumo de drogas, Roballo se refirió a la ley que regula la producción y compraventa de marihuana, aprobada en diciembre de 2013 durante el mandato de José Mujica (2010-2015).

«Todo el Uruguay y todo el mundo nos está mirando por esto, no podemos fracasar» señaló Roballo.

El también prosecretario de la Presidencia afirmó que los «compromisos que el país ha asumido en instrumentos internacionales se tienen que respetar», por lo que la producción nacional de marihuana, controlada por el Estado, deberá estar «bien identificada».

En este sentido, Roballo se refirió al proceso de licitación que se lleva a cabo para adjudicar la producción de marihuana a varias empresas y que posteriormente se venderá en farmacias, y afirmó que el proceso se encuentra en la «etapa final».

Con respecto a la demora en la implementación de este punto de la ley, el dirigente aseguró que «ha sido un proceso difícil» y que estuvieron «muy concentrados» en «blindar» todas las dificultades que se pudieran presentar en el proceso de licitación.

El secretario general de la JND, Milton Romani, se refirió recientemente al proceso de licitación y afirmó que se le otorgaron «mayores plazos a las empresas para asegurar que no ocurran fallas» ya que «basta con que surja un problema para echar todo a perder«.

La ley fue creada para regular la producción y compraventa de marihuana como forma de acabar con el negocio del narcotráfico, y convirtió al Uruguay en pionero en este enfoque de la lucha antidrogas.

Desde mediados del año pasado está en marcha el cultivo doméstico, destinado a quienes se registren para plantar marihuana en casa, así como los llamados clubes cannábicos, una suerte de cooperativa para el cultivo colectivo de un grupo limitado de personas.

Falta por determinar la venta en farmacias de la marihuana legal, producida bajo el control del Estado.

En este sentido, una vez aprobadas las licitaciones, las empresas deberán instalarse en un predio -propiedad del Estado- que se acondicionó en el departamento de San José (sur), para plantar el cannabis, que asimismo será vendido en farmacias que hayan obtenido el permiso correspondiente.

Roballo estimó que este proceso de venta podrá ponerse en marcha en los «próximos meses».

Info: el Dia.es

Leave a Comment