El Caso del fármaco en investigación que ha causado la hospitalización de seis participantes en un ensayo clínico es otra evidencia a la falta grave de información y investigación sobre el sistema endocannabinoide (ECB) y sus funcionamiento en nuestro cuerpo en el entorno endógeno y las interacciones con sustancias naturales i sintéticas a la vez .

El compuesto desarrollado por la farmacéutica portuguesa Bial conocido como BIA 10-2474 es otro ejemplo de los fármacos que destinan y actúa contra los receptores del sistema endocannabinoide, que no solo actúa contra el dolor pero también regula las neurotransmisiones y influye directamente sobre otros sistemas endógenos, un mundo demasiado desconocido por la falta de regulación de la sustancia que no permite la investigación.

Un caso similar fue el caso del compuesto SR141716 también conocido como Rimonabant y con nombres comerciales como Acomplia, un inhibidor del apetito que actualmente se encuentra fuera del mercado en gran parte del mundo. Este es un antagonista selectivo del receptor cannabinoide CB1.2 Su principal destino es la reducción del apetito.

Sin embargo, el 23 de octubre de 2008, la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) sugiere la suspensión de la comercialización de Acomplia (Rimonabant), luego que su Comité para Productos Médicos de Uso Humano (CHMP) haya concluido que los riesgos de su consumo han superado a sus beneficios potenciales, principalmente después de haber detectado un aumento significativo de casos notificados de trastornos psiquátricos severos, depresión, e incremento en casos de pensamientos suicidas y suicidio consumados. Su aprobación oficial para comercialización finalmente fue cancelada por EMEA el 16 de enero de 2009,5 mientras que en Estados Unidos, el Comité Consultivo de Fármacos Endocrinológicos y Metabólicos de la FDA recomendó su no aprobación debido a los altos riesgos neurológicos y psiquiátricos para quienes la consuman.

Conscientemente al gran desconocimiento que existe sobre el sistema ECB estas incidencias nos señalan que no es aconsejable interferir con el funcionamiento natural del sistema ECB si no suministrar a este sistema los compuestos cannabionoides naturales derivados de la planta Cannabis Sativa y invertir en investigación sin tabúes ni moralismos, buscando el beneficio para las personas.

Desde la CatFAC creemos que estas notícias desgraciadamente pueden generar una alarma que solo se paraliza con una regulación clara, con la lucha contra el estigma y la inversión necesaria para generar más conocimiento.

El cannabis tiene propiedades muy interesantes que ya son y pueden ser de ayuda a muchas personas, por una Regulación Responsable.