El Ayuntamiento de Alicante redactará una ordenanza municipal para regularizar la instalación de clubes de cannabis en la ciudad. El grupo municipal de Guanyar llevará una moción al pleno del próximo día 28 por la que se insta al equipo de Gobierno, el tripartito del que forma parte (junto a PSOE y Compromís), a aprobar un reglamento que, entre otras cuestiones, determine las características que tienen que tener estos locales. La actividad sólo podrá ser desarrollada por asociaciones que estén inscritas en registros públicos.

Este texto saldrá adelante con los votos de los cinco concejales de Guanyar y los cinco de Ciudadanos, quienes ya han recibido la orden desde Barcelona de apoyarlo. De hecho, el partido de Albert Rivera se muestra partidario en su programa electoral de legalizar el consumo personal de marihuana siempre y cuando haya un control legislativo desde el Estado.

Por su parte, los seis ediles del PSOE y los tres de Compromís definirán sus posturas a principios de semana, pero fuentes de ambos partidos indicaron que «en ningún caso» se opondrán, y que la idea es que la ordenanza salga adelante.

El PP ya tumbó esta regularización hace dos años, cuando el concejal Dani Simón, del grupo de Esquerra Unida, lo llevó al pleno, con la mayoría absoluta de los ‘populares’. El rechazo lo defendió el entonces regidor de Sanidad y ahora portavoz del PP, Luis Barcala.

Alicante seguirá así la estela de San Sebastián, la primera ciudad que aprobó una ordenanza regulando este tipo de locales en España. De hecho, el pasado mes de mayo el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco avaló la ordenanza de la ciudad al desestimar el recurso interpuesto por la Abogacía del Estado. Esta fallo refuerza la autonomía de los ayuntamientos para definir la instalación y usos de los clubes de cannabis que estén dentro de su término municipal.

¿Cómo defiende la regulación Guanyar? En el texto se apunta que es necesario «desvincular el consumo de cannabis y/o sus derivados del tráfico u oferta ilícitos, mediante la gestión por los propios consumidores del ciclo completo de producción y distribución de estas sustancias».

En segundo lugar, la normativa impediría (siem«una difusión indiscriminada del cannabis, mediante su distribución entre un colectivo cerrado y delimitado de personaspre adultos mayores de edad consumidores previos de cannabis)». Guanyar también cree que la ordenanza puede «garantizar un consumo responsable, mediante el aseguramiento de la calidad de la sustancia, la prevención de consumos abusivos, y su realización dentro de un contexto socialmente normalizado».

Finalmente, la moción destaca la posibilidad de que los clubes se utilicen como «un punto seguro y legal para el consumo y adquisición de cannabis con fines terapéuticos, siguiendo el consejo médico de dosificación y administración propuesto por asociaciones médicas especializadas en medicina del cannabis». «De esta forma evitaríamos que estos pacientes de cáncer que reciben la recomendación de un médico para consumir cannabis tengan que buscar la sustancia en puntos de venta ilegales», termina.

Noticia: El Pais

Leave a Comment